Contenidos

Sitios relacionados

Redes sociales




Transmisión, síntomas y tratamiento

Cómo se transmite la cepa vírica A/H1N1 de la gripe (influenza, flu), cura y síntomas.

Transmisión del virus H1N1


El virus H1N1 se transmite de la misma forma que el de la gripe estacional:

* Propagación por el aire, a través de las gotitas emitidas por la tos o estornudos de las personas afectadas.
* Contacto con una persona infectada (beso, apretón de manos, etc).
* Contacto con objetos contaminados por el paciente (picaportes, baños, botones, etc).

Síntomas de infección por virus H1N1


Los síntomas de la gripe A/H1N1 son similares a los de la gripe estacional, como fiebre repentina (por lo general superior a 38ºC), manifestaciones respiratorias (tos, dolor de garganta, resfriados), asociados con al menos uno de los siguientes síntomas: mialgia y artralgia, letargo y falta apetito. Algunas personas también informan de diarrea (especialmente en niños), vómitos, y dolor de estómago.

Tratamiento del virus H1N1


El tratamiento es el mismo que para la gripe estacional: medicamentos para controlar los síntomas, como antipiréticos o antiinflamatorios, y reposo absoluto durante al menos 4-5 días. Los fármacos antivirales son eficaces, pero no todos. Los únicos antivirales recomendados para el tratamiento y prevención son los inhibidores de la neuraminidasa, como el oseltamivir (comercialmente disponible bajo el nombre de Tamiflu) y el zanamivir (Relenza). Otros fármacos antivirales en uso durante algún tiempo como los adamantanos (la amantadina y la rimantadina) ya no son eficaces, ya que los virus de la gripe han desarrollado resistencia contra ellos. Hay que recordar, sin embargo, que los medicamentos antivirales no son vacunas y no deben utilizarse con fines preventivos, y se deben tomar bajo la supervisión y prescripción de un médico.

Dependiendo de la cepa, la enfermedad causada por el virus H1N1 puede recuperarse sin medicamentos o con antivirales. El oseltamivir (Tamiflu ®) y el zanamivir (Relenza ®) son los más utilizados. El tratamiento con antivirales puede reducir la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad, y también son capaces de prevenir la infección. Estos antivirales funcionan mejor si se toman 48 horas (dos días) después de la aparición de los síntomas.

Las mujeres embarazadas que contraen la infección por H1N1 están en mayor riesgo de desarrollar complicaciones a causa de los cambios hormonales, físicos y a su sistema inmune para acomodar el feto en desarrollo. Por esta razón, se recomienda vacunarse a las embarazadas para evitar el virus. La vacunación no se debe tomar si se ha tenido una reacción alérgica grave a la vacuna contra la gripe. Además, quienes estén moderada o gravemente enfermas, con o sin fiebre, deben esperar hasta que se recuperen antes de tomar la vacuna. Se aconseja a las mujeres embarazadas que se infecten con la gripe por virus A/H1N1 que se pongan en contacto con su médico inmediatamente.

Se han efectuado diferentes pruebas para comprobar la resistencia del virus H1N1 frente el oseltamivir y el zanamivir. Se ha encontrado mucha más resistencia al oseltamivir que al zanamivir.

Un estudio realizado en Japón durante la pandemia de H1N1 de 2009 llegó a la conclusión de que los bebés expuestos a oseltamivir o zanamivir no tenían efectos negativos a corto plazo. Sin embargo, tanto la amantadina como la rimantadina han demostrado ser teratogénicos y embriotóxicos (malformaciones y efectos tóxicos en el embrión) cuando se administran a dosis elevadas en estudios con animales.

Prevención


Se puede disminuir el riesgo de infección por virus A/H1N1 mediante la adopción de una serie de acciones:

- Lavarse las manos a fondo y varias veces al día, en particular después de toser, estornudar o sonarse la nariz.
- Al toser o estornudar es bueno mantener un pedazo de papel delante de la nariz y la boca.
- Después de usar un pañuelo de papel, tirarlo y lavarse las manos a fondo.
- Utilizar mascarillas protectoras en caso de enfermedad o en el cuidado de los enfermos.
- Mantener las superficies limpias.
- Vacunarse: se recomienda la vacuna para las principales categorías de riesgo (mujeres en el segundo y tercer trimestre de embarazo, personas de entre 6 meses y 17 años con enfermedades crónicas, niños de entre 6 y 24 meses, bebés prematuros, adultos menores de 65 años con enfermedades crónicas, y personal de salud.